lunes, 30 de junio de 2014

viernes, 27 de junio de 2014

¡Para una vez que me animo!


Sabido es que quien cuelga cámara al cuello no suele aparecer en las fotos, obviando claro está a los amantes de esa ¿nueva? moda de la auto foto con el móvil.
Pese a lo que se dice, no creo que sea por aversión a aparecer en una foto, lo que ocurre es que cuando se tiene esto como afición, las cosas no se suelen improvisar y claro, es complicado hacerse una auto foto con una reflex y que además todo quede perfecto.
Tampoco es fácil colocar la cámara encima de una mochila en un día de mucho viento, calculando el espacio al que tendrás que llegar después de una carrerita para que te de tiempo a sentarte y adoptar una postura natural sin que se note mucho lo preocupado que estás por si el viento echa a rodar tu casi mas preciado bien por la ladera abajo. 
¡Pero allá vamos!, aunque sea por una vez nos haremos la foto/cima junto al buzón de montaña. En este caso en el Abodi, en el pirineo navarro, en la que quedará constancia de mi careto para que mas de uno puede pensar e incluso decir:
Pero este tío, con esa cara, ¿es capaz de manejar una cámara?
En fin, tendréis que esperar a otra ocasión. Nuestro Opari decidió que el es mucho mas guapo y tiene mas derecho a salir en la foto que un servidor.
Y va a ser que es cierto :-(  

lunes, 23 de junio de 2014

Re-visitando el Tajo Cortes


Su orientación no es la mejor para un día despejado, pero unos filtros neutros y un poco de edición posterior la dignifican.
O eso me parece

jueves, 12 de junio de 2014

¿Una perdida de tiempo?







Ahora que todo el mundo tiene una cámara de fotos, ahora que motivos no faltan para fotografiar, ahora que las desgracias asolan el mundo y no solo el lejano, es fácil salir a la calle y hacer fotos. Denunciar con ellas injusticias, reflejar la podredumbre de esta sociedad que se mira el ombligo y se deja tentar por el pan y el circo.
 Ahora yo me dedico a perder el tiempo con estas cosas que apenas llaman la atención de unos pocos.
Invisibles de tan humildes, ha de ser que mi sentido estético ha perdido el norte.
¡Con las hermosas flores naturales y cultivadas que tenemos al alcance de las manos y yo arrastrándome por esto!
¡Soy un caso perdido!

miércoles, 4 de junio de 2014